Aviación militar

Si algo bueno tienen las redes sociales, es que cualquiera puede informar de cualquier evento en cualquier momento y desde cualquier lugar. Podemos enterarnos de casi todo en el mismo momento en que ocurre. Si algo malo tienen, es que el informador no siempre sabe realmente lo que ocurre, no siempre tiene conocimientos como para hablar del tema (o directamemte miente) y, lo peor de todo, quien lo lee no siempre sabe discernir si quien informa es un entendido o alguien que dice lo primero que se le ocurre (si encima se trata de un troll, el resultado puede llegar al esperpento). Sólo cuando alguien es testigo directo, conoce el tema y observa los despropósitos que se publican, puede ser consciente de hasta dónde puede llegar la desinformación por estos medios, muy especialmente si luego los “medios de comunicación” toman lo que se dice en las RR.SS como cierto sin contrastar antes los datos. Sigue leyendo

AGA entrada

Público accediendo a la B.A. de San Javier, sede de la AGA. El día promete ser entretenido.

Poco a poco se va acercando la temporada de Festivales y Jornadas de Puertas Abiertas. Aunque es algo que, por suerte, es cada vez más común aquí, todavía hay gente que no ha tenido ocasión de ir o lo descubre por primera vez. ¿Festival aéreo? ¿JPA? ¿Y eso de qué va, y qué hacen ahí?… A los aficionados nos parece muy obvio, pero cuando hablas con algún profano siempre hay a quien le viene un poco de nuevas. Naturalmente, pueden intuir que no se trata de una feria gastronómica, pero siempre está esa curiosidad por saber exactamente de qué va el asunto, si es algo que pueda merecer la pena sin ser un friki de la aeronáutica. Incluso quien directamente te pregunta “¿pero realmente puedes entrar en una base aérea?, ¿así por las buenas?”. Sigue leyendo

C-101 (2)

Dos C-101 en una salida de entrenamiento, uno “Águila” y otro de escuela.

Hace ya algunos años publiqué un par de entradas, comentando la falta que le iba haciendo a nuestro ya maduro entrenador de pasar el relevo a otro aparato. En aquel momento había muchas opciones abiertas, tanto de reactores como de turbohélices y no terminaba de verse claro quién podría llevarse el gato al agua. Sin embargo los años y los múltiples recortes generados por la crisis han enviado al fondo del cajón todas esas opciones. Nuestros vecinos europeos han visto como sus respectivos entrenadores se han ido modernizando o han sido sustituidos por modelos más nuevos, pero aquí simplemente no ha sido viable ninguna de las opciones, por lo que nuevamente toca echar mano de la proverbial capacidad de improvisación española, ese “buscarse la vida” que, para bien o para mal, tanto nos caracteriza. Así pues, a fecha de hoy, el mejor sustituto para el C-101 es… otro C-101. Sigue leyendo

Al igual que las uvas en Nochevieja o las reposiciones de Ben-Hur en Pascua, si hay algo tradicional durante el desfile del 12 de octubre es la pésima, espantosa y atroz retransmisión del mismo por parte de TVE, sobre todo de la parte aérea. Es algo que año tras año se repite, seguido de la inevitable profusión de críticas en todos los foros aeronáuticos. Lo curioso es que es algo que se repite desde que puedo recordar y que no cambia ni un ápice año tras año (y llevo vistos ya unos cuantos). ¿Cómo puede ser que para algo que es sistemáticamente criticado año tras año, que siempre repite los mismos errores uno por uno y de la misma forma, todavía nadie le haya sabido dar solución? No es tan difícil señores, no lo es. Sigue leyendo

Estos días se han cumplido cinco años desde la celebración del macrofestival AIRE06’, lo cual me ha traído cantidad de recuerdos. La verdad es que cuesta no recordar aquel histórico festival que marcó un antes y un después en la aviación española. Quien tuvo la suerte de asistir sabrá sin duda de lo que hablo. Quien se lo perdiera, da igual las fotos y videos que haya podido ver o las historias que le hayan contado. Si no estuvo dos días bajo el sol de San Javier es difícil que llegue a ser consciente de lo que se perdió. Si existe un Woodstock aeronáutico, con toda seguridad fue aquel “¡AIRE!… ¡06!… ¡MURCIA!”

Sigue leyendo

Sígueme en Twitter