El caso es que hoy andaba curioseando cosillas por ahí y he visto un anuncio de Breitling con un P-51 que me ha gustado bastante. Un vídeo me ha llevado a otro y al final me ha dado por compartir unos cuantos anuncios con aviones. No son el típico anuncio que veríamos en TV (mezclado entre detergentes, cereales con fibra y cremitas mágicas), de hecho a veces me pregunto dónde pasan estos spots, porque salvo en algún canal temático extranjero no se suele ver nada parecido. Entre medias he encontrado algunos de aerolíneas, pero esos quizá los deje para otra ocasión. Hoy me limitaré a unos cuantos relojes y poco más.

Too late, baby – Breitling.

Este tiene dos versiones, una corta de medio minuto y otra larga que casi llega a tres (que es la que he preferido colgar). Un piloto se dirije con su flamante P-51 a una cita con una rubia motera en mitad de un lago salado. Gracias a su reloj Breitling llega perfectamente a tiempo, pero la chica….

Fly low. Go fast. Turn left – Breitling / Reno Air Races

Propaganda de las Reno Air Races y Breitling (de nuevo). Un joven piloto aspirante a participar en las carreras aéreas es puesto a prueba por un veterano con un P-51 (de nuevo). En principio parece que no es más que otro bocazas que no tiene lo necesario para correr, pero cuando el veterano intenta ponerlo en su sitio… (No me llevo comisión de Breitling, pero si algún responsable tiene ganas de patrocinar un espacio en la web, no me importaría :-p)

Pilots – ICW

Este ya tiene algún tiempo, pero es de los que más me gustan. Es un corto de algo más de nueve minutos, protagonizado por un John Malkovich en su salsa. Un piloto comercial quiere comprarse un reloj ICW, pero Malkovich le suelta un pequeño discurso sobre pilotos y relojes (no he encontrado versión subtitulada) que es toda una declaración de principios para nostálgicos de la aviación. Una versión resumida sería “Por supuesto que lo quiere, pero ¿lo merece? […] Estos relojes se hicieron para pilotos […] Ya no hay pilotos reales, sólo tipos con uniformes elegantes que manejan ordenadores, que nunca han tocado un motor, que nunca han escuchado el sonido de un Spitfire, que nunca han recuperado una barrena a menos de 100 pies […] Ellos se merecen un reloj como este”. Luego tiene lugar una especie de “flirteo” aéreo entre dos Spitfires y un Junkers Ju-52…

Get Lucky – Lucky Strike

Y para terminar uno que no sea de relojes. Uno de los que hace ya tiempo que no se ven al tratarse de tabaco. No es tan chic como los anteriores, pero también tiene su cosa, aunque sólo sea por la escena. Estamos en 1944, un portaaviones surca el Mar de china (el CV-16 Lexington, supongo), un Corsair humeante se aproxima en emergencia con sólo una rueda abajo. La tripulación asiste al aterrizaje forzoso, el avión se detiene justo al mismo borde de la psita, su piloto sale sonriente ante el jolgorio de los tripulantes, pero finalmente cae junto con el avión por la borda. La chica (¿qué narices pinta ahí?) sale corriendo y… bueno, siempre es (era) buen momento para un cigarrillo. Técnicamente hablando seguro que se le podría sacar un capazo de fallos, pero para un anuncio de tabaco bastante hicieron.


Y otro día, más.

Una respuesta a Publicidad y aviación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sígueme en Twitter