Hace ya unos años, en 2004 si no me falla la memoria, comenté en la lista de correo Aviación Militar de Yahoo una anécdota que me ocurrió fotografiando una exhibición de la Patrulla Águila, la cual tuvo lugar durante la Copa de S.M. La Reina de vela en Valencia. Desde el portal aire.org me pidieron permiso para publicarla, a lo cual accedí. En aquel entonces yo todavía no me dedicaba a esto en serio, de hecho prácticamente acababa de estrenar mi primera cámara digital compacta. Tiempo despues rediseñaron toda la web y le perdí la pista a mi historia. Así pues me ha parecido buena idea recuperarla aquí en el blog.

El viernes finalmente pude acercarme a ver a la Patrulla Águila sobre el Club Náutico de Valencia. Como no tenía muy claro si se permitiría el acceso al recinto decidí verlo desde el exterior, junto al canal de la depuradora.

Ya de entrada me extrañó que no hubiera nadie más, aparte de los pescadores habituales en la zona, incluso llegué a pensar que igual no era allí.

Finalmente creo que fui el único de todo el espigón ese que fue exclusivamente a ver aviones. Debo decir que no terminé de quedarme muy convencido, sinceramente. Normalmente siempre le doy un sobresaliente a sus actuaciones, pero la del viernes creo que se quedó en notable. No por ellos especialmente, más bien por las nubes que impidieron realizar buena parte de las maniobras (creo que hicieron la tabla plana según entendí por radio). Además creo que el emplazamiento no es el idoneo para una exhibición de esas características. Los mástiles de los veleros entorpecen bastante la vista, la proximidad de las gruas del puerto supongo que tambien condiciona mucho la altura de vuelo. En fin, supongo que han tenido dias y sitios mejores.

Pero lo que me fastidió el día fue la Policia Municipal. Nada más hicieron la pasada con la bandera, cuando iba a grabar la rotura final, noto que un policia se me para al lado y me pide la documentación (!). Sé, por lo que leo en la lista, que a veces ocurre, pero no me esperaba que a esa distancia del club me fueran a tocar las narices. Ójala hubiera podido grabar la conversación porque llegué a pensar si no me estarían tomando el pelo…

Me pregunta que si era periodista (con mi cámara de 100 €), le diqo que sólo aficionado y me pregunta: “aficionado a la pesca?” (?), Le digo que no, que a los aviones… “Ah, te habías enterado de que hoy venían?” así, como si hubiera sido un secreto de estado (que casi lo era porque allí no había ni dios viendo aviones). Cierto que estuvo muy correcto, dejando claro que era su trabajo, pero entendí claramente que alguien había visto en mi humilde cámara una potencial amenaza, eso si, no vi que le pidiera papeles a nadie de los que estaban allí pescando. Me pregunto que hubiera pasado si me llega a ver el escaner dentro de la bolsa, jeje. En fin, no fue muy agradable.

Lo curioso es que la víspera estuve en Manises, aparcado en la verja de la cabecera de la 12, se me acercó un coche de seguridad y, cuando pensaba que ya la tenía liada, nos limitamos a intercambiar un par de medias sonrisas a modo de saludo y ahí termino todo, el vigilante a su faena y yo a mis fotos. Creo que así debería ser siempre.

Debo decir que hasta la fecha no he vuelto a tener ningún encuentro similiar ni con la policía ni con vigilantes de seguridad :-).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sígueme en Twitter