San Javier

AGA entrada

Público accediendo a la B.A. de San Javier, sede de la AGA. El día promete ser entretenido.

Poco a poco se va acercando la temporada de Festivales y Jornadas de Puertas Abiertas. Aunque es algo que, por suerte, es cada vez más común aquí, todavía hay gente que no ha tenido ocasión de ir o lo descubre por primera vez. ¿Festival aéreo? ¿JPA? ¿Y eso de qué va, y qué hacen ahí?… A los aficionados nos parece muy obvio, pero cuando hablas con algún profano siempre hay a quien le viene un poco de nuevas. Naturalmente, pueden intuir que no se trata de una feria gastronómica, pero siempre está esa curiosidad por saber exactamente de qué va el asunto, si es algo que pueda merecer la pena sin ser un friki de la aeronáutica. Incluso quien directamente te pregunta “¿pero realmente puedes entrar en una base aérea?, ¿así por las buenas?”. Sigue leyendo

C-101 (2)

Dos C-101 en una salida de entrenamiento, uno “Águila” y otro de escuela.

Hace ya algunos años publiqué un par de entradas, comentando la falta que le iba haciendo a nuestro ya maduro entrenador de pasar el relevo a otro aparato. En aquel momento había muchas opciones abiertas, tanto de reactores como de turbohélices y no terminaba de verse claro quién podría llevarse el gato al agua. Sin embargo los años y los múltiples recortes generados por la crisis han enviado al fondo del cajón todas esas opciones. Nuestros vecinos europeos han visto como sus respectivos entrenadores se han ido modernizando o han sido sustituidos por modelos más nuevos, pero aquí simplemente no ha sido viable ninguna de las opciones, por lo que nuevamente toca echar mano de la proverbial capacidad de improvisación española, ese “buscarse la vida” que, para bien o para mal, tanto nos caracteriza. Así pues, a fecha de hoy, el mejor sustituto para el C-101 es… otro C-101. Sigue leyendo

Superado mi último nubarrón, vuelvo a las andadas. Y es que, en ocasiones, también ocurren cosas buenas. Hará unos días conseguí ver por fin la película “No Le Busques Tres Pies…”, de la cual había oído hablar maravillas en diversos foros, pero se trataba de una filmación bastante escurridiza. Es curioso como otras películas de la época, también de ambientación militar, han sido repuestas ad nauseam en televisión (Botón De Ancla, Cateto a Babor, Recluta con Niño, 15 Bajo la Lona…), sin embargo no recuerdo haber visto que nadie comentara en siglos el haber visto esta cinta en TV. Igualmente, localizarla en tienda, aunque fuera en VHS, es algo que no conozco a demasiados que hayan conseguido hacer, si acaso en alguna liquidación de existencias y poco más. Ni siquiera en otros sitios digamos más “exóticos” era fácil de encontrar. Cierto que su público no es un sector muy mayoritario (nuevamente, el aficionado aeronáutico), pero siempre me pareció raro que una filmación así no hubiera habido forma de difundirla más. Sigue leyendo

Seguro que la inmensa mayoría pensará que hasta sobran, sobre todo viendo el panorama que tenemos ahora mismo. Pero si lo miramos desde otra perspectiva y nos lo planteamos con cierta objetividad, a lo mejor resulta que hasta tenemos pocos.¿Pero qué dices, animal?”. Un momento, que nadie me tire tomates todavía. Igual luego resulta que mis planteamientos y cifras están equivocados, en cuyo caso aceptaré la tomatina, pero si precisamos lo que entendemos por “aeropuerto” y sacamos la calculadora, lo mismo hasta nos encontramos con alguna sorpresa. Sigue leyendo

Ayer volvieron a poner por La 2 la película Alas Rotas, un film de hace diez años que, si algo tiene de especial, es que no gusta a NADIE, pero absolutamente a NADIE que lo haya podido ver. Cada vez que surge el tema en algún foro no hay descalificativos suficientes para dedicarle. Y lo mejor es que no sólo cae mal entre el público y los aficionados a la aviación, aún no he oído a ningún militar decir una palabra medianamente amable ante esta atrocidad (eso sí, palabros malsonantes… infinidad). Y no les culpo, creo que en la última década ninguna película ha dejado en peor lugar a nuestro Ejército del Aire. Y más concretamente, a la Patrulla Águila.

Sigue leyendo

Sígueme en Twitter